Archived posts in ' "Como la vida misma"

Back home

Gorilas en la niebla zaragozana.

01/11/2015

 

¡Feliz año nuevo!Sí, por fin, se acabaron las Navidades. No me malinterpretéis, siempre van bien unos días sin trabajar, pero a veces el remedio es peor que la enfermedad. Y es que entre las cenas, las comidas, las resacas, las familias, la búsqueda del modelito ideal y la compra incesante de regalos, te quedan menos horas libres que en una semana laboral. Y encima te engordas dos kilos. Y tus regalos no te gustan.

Pero se acabó. Se acabaron los comentarios de las uvas de Canal Sur, el monólogo de Leo Harlem y el vestido invisible de la Pedroche. Hemos abandonado los propósitos de año nuevo y vuelto al trabajo, a la rutina, al tabaco y al alcohol. Y ha vuelto el cierzo a Zaragoza. Bendito sea. Que menudas semanas en Mordor hemos pasado.

Y es que las Navidades son duras, pero con  la niebla hasta los pies…se hacen infumables.  La niebla es genial para subir la persiana, ver todo blanco y pensar “mmmm,¡vivo en una nube! ¡Qué bien, vuelvo a la cama!”. No para “mierda…tengo que ir al Corte a por los juguetes de los sobrinos…” Pero claro, hay planes  que no se pueden posponer por niebla. Los cubatas gratis para la noche de Reyes en el bar del cotillón de Nochevieja, por ejemplo, son ineludibles. Y , poniéndome positiva (propósitos de año nuevo que se hace una…),pensé que quizá la niebla actuase como un filtro de Instagram, que lo hacen todo más bonito, y me resultase más fácil encontrar un chico guapo en Zaragoza.

Y …¡funcionó! Aunque bueno, quizá los cubatas gratis ayudasen un poco con el filtro. Estaba en puerta del garito encendiéndome un cigarro, cuando se me cayó el mechero y apareció él, de entre las nubes, todo alto, guapo, con barba y ¡con pelo! Se agachó, recogió mi mechero, me lo tendió amablemente con una sonrisa, me perdí en sus ojos…¡ains! ¡De película! Me habría lanzado a sus brazos y a sus labios en ese preciso instante. Ojalá lo hubiera hecho. Porque un momento después, tan sólo un segundo después, comenzó a hablarme. Parece ser que el Instagram no filtra personalidades, y que esta ciudad no filtra gilipollas. Y al final, de película, sólo quedan los gorilas en la niebla.

gorilas en la niebla

2 Comments

Mi 30 cumpleaños

12/15/2014

Señoras, señores, hoy es el día. EL DÍA. Hoy es mi  30 cumpleaños. (Gota de sudor. Qué digo gota, ¡tsunami de sudor!)Sí, son 30 años, t-r-e-i-n-t-a.TREINTA.Una nueva etapa de madurez, o eso dicen… La etapa del éxito profesional, de la familia, de los hijos, del fin de las fiestas, de sentar la cabeza y echar raíces, de beber vino en vez de cerveza. ¡YA! Hay que ver cómo nos han engañado. De los creadores de…(leáse con voz de anuncio de la Paramount)…La Generación X …y La Generación Peter Pan…llega…LA GENERACIÓN TIMADA.

Hace un año empecé a escribir este blog con la intención de dar un giro de 180 grados a mi vida y ha resultado ser un giro de 360 grados, vamos, que me he quedado como estaba pero con un año más. Y más canas. Y esas arruguitas que “te hacen más interesante”. Vamos, que ha avanzado más el caso de Urdangarín que mi vida. Así que cuando me estaba quejando a mi madre de mi vida en general, me dijo: “hija, ya que no cambias de actitud, cambia de look”.¡¡Ojos de plato!! Pero mamá, ¿y esto?¿ Tan mal me ves? Pero como los años te hacen más sabio, a estas alturas ya sé que siempre hay que hacerle caso a una madre. Si dice que va a llover, va a llover. Así que he abandonado mi larga melena rubia… Esto sí que es una revolución, ¡y no lo de Podemos!

Este fin de semana de mi 30 cumpleaños ha sido especial. Muy especial. No por cortarme el pelo, sino porque he conocido al hombre de mi vida, y el que será padre de mis hijos. Te quiero cuqui!!!¡¡Que noooooo!!!!!! Jajajaja…, ¿os lo habías creído? Yo sigo esperando que algún día me pase de verdad. Aunque sea a los 40. Eso sí, prometo no poner en el blog mensajes de amor. Ha sido especial porque mis amigos me habían preparado una ¡¡¡fiesta sorpresa!!! ¡¡¡Qué emoción!!! ¡¡¡Que diversión!!!Aunque no se me cayeran las lágrimas, me emocioné muchísimo, y es que no faltaba nadie ni nada. ¡¡Un diez a la organización!! Así que se me olvidó todo eso de la crisis de los 30, de las canas, las arrugas, los bebés y los trabajos basura. No hay nada que no cure una buena fiesta con todos tus amigos, que a los 30 son más y mejores que a los 20. Me refiero a las fiestas, claro, porque los amigos…¡Es broma! Mil gracias por el sorpresón.

Ahora pensaréis que tengo la resaca de la vida y que no me puedo mover del sofá, ¡¡¡pero no!!! Las fiestas a los 30 cambian, ya no hacemos botellones en el parque Pignatelli con calimotxo y pasando frío. Ahora son vermús a puerta cerrada y bebiendo vino denominación de origen. ¿Quién echa de menos el rollo? ¿Quién echa de menos los 20?

30 cumpleaños a golpe de bombo

1 Comment

Hablando de Bartolo

11/30/2014

Como ya os conté en el primer post de vuelta de las vacaciones, tuve una larga, larga desconexión mi vida rutinaria. Aprovechando que se me rompió el ordenador, que me quedé sin contrato temporalmente y que estoy hasta las narices de estar en casa de mis padres, decidí irme al pueblo. Nada más llegar allí con mi maleta llena de vestiditos de verano, me di cuenta de que iba a pasar frío… Y así fue. A los pocos días de llegar estaba con un “pasmo” que no paraba de moquear. Pasado este periodo de adaptación, el buen tiempo llegó poco a poco y yo salía más y más. Y es que la vida en el pueblo es maravillosa. Levantarme, hacer un poco de jogging por los caminos rurales, después cafecico, vermuteo y a comer. Todo esto con personas encantadoras, que nos conocemos de toda la vida y con un cariño que no puedes encontrar en una gran ciudad. Salgas a la hora que salgas de casa, siempre hay alguien con el que compartir una café y un millón de anécdotas y chascarrillos.

Ya había pasado un mes y medio, y me apetecía empezar a “alternar” más allá de la comarca. Así que convencí a a tres de mis amigas para irnos al apartamento de la playa de los padres de una de ellas. El viaje iba a ser fugaz, pero pintaba muy prometedor, playa, sol, copas, chicos,…

El viernes a primera hora de la tarde nos montamos en mi coche (60 cv) y nos pusimos de camino. Tras cinco horas de carretera (y eso que no nos perdimos), llegamos al destino. Por supuesto se nos habían pasado todas las “ganas locas de salir”, así que optamos por comprar una pizza y ver una película de amor romanticona y planear el día siguiente. No sé porqué tenemos la extraña costumbre de planear y planear, para luego no hacer nada de lo planeado (emoticono de gota de sudor).

El sábado fue genial, salvo porque llovió (otra gota de sudor). La lluvia truncó nuestros planes de playa, pero nos dió la oportunidad de hacer turismo rural y conocer a un grupito de tres chicos madrileños monísimos… (un poco jovencitos, pero… bahhh…). Por la noche quedamos con ellos y lo pasamos “teta”;risas, copas, bailes, etc… (etc.= no es de mi historia, y no me han dado permiso para contarlo, jijijiiji, pero échenle imaginación).

El domingo…, fue ¡¡¡¡horrible!!!!! Me levanté la primera de todas, la casa estaba hecha una pocilga, hacía una mañana horrible y no había nada para desayunar. Decidí ducharme para quitarme el olor a alcohol y tabaco y bajar a comprar algo consistente, porque si yo estaba mal ¿cómo estarían las otras?. Cuando llegué ya habían amanecido…y bueno ya se sabe, “noches de desenfreno, mañanas de ibuprofeno” Teníamos que volver al pueblo. Yo no me quería ir sin darme un bañito aunque hiciera frio. Así que me fui a la playa y quedé con estas en la piscina del apartamento. El tiempo se nos había echado encima, y decidí conducir con el bikini húmedo hasta casa, total ya se secaría por el camino…

¡Por fin! ¡¡¡En casa!!! ¡Qué bien!Pensaréis, vaya mierda de post…, y es que esto solo ha sido el principio. ¿Os ha llamado algo la atención? ¿Habéis leído algo raro? ¿Algo que no haya hecho nunca nadie antes?

Todo tiene consecuencias…,

Pasados dos días, me levanté con un leve dolor en la ingle. No le di mayor importancia, pensé que habría sido algún mal gesto corriendo, un traspiés… Pensé que lo mejor sería aplicar calor en la zona y en un par de días como nueva. Pero lejos de mejorar, el dolor iba a más y más y más. Hasta tal punto de no poder andar. Estaba preocupada, pero me miraba y no me veía nada extraño. Hasta que me exploré un poco “más a fondo” y note un bulto. Me asuste muchísimo. Y sin decir nada a nadie cogí el coche y me bajé a urgencias del Servet. Es horrible ir al médico, lo odio, y todavía me gusta menos, si el tema está relacionado con algo ginecológico. Los médicos ya se lo saben todo y les parecerá una consulta chorra más, pero ¡por favor, un poco de empatía con el paciente! Entrar en la sala después de dos horas de espera, llorando a moco tendido (no sé si del dolor o del susto), decirle al doctor “me duele el chichi”, el mal rato de la exploración y que te digan: “tiene un bartolino… (ojos de plato),…tome este antibiótico y si en tres días va a más vuelva al maternal para hacer un drenaje” (ojos plato más grandes con ojos lágrimas a chorro) Y nada más. No te dicen nada más. En mi vida, jamás, en toda mi vida había oído hablar eso. Salí de la consulta más blanca que el papel y ese fue el momento “MAMIIIIII”. Y mamí dejó todo lo que estaba haciendo y vino conmigo.

¿Bartolinitis?, ¿glándulas de bartolino?, ¿Por qué un nombre tan ridículo como el de bartolino? y ¿Por qué a mí?. (más emoticonos de llorar, tres filas de emoticonos llorando). Lo peor que puede hacer una persona recién diagnosticada es buscar en la red. Sobre todo si buscas imágenes. Y por supuesto eso fue lo que hice. ¡¡Qué susto!!, ¡¡qué horror!!, (muchos más emoticonos llorando, una página llena). Pero la verdad que el susto se me pasó rápido, fue empezar a contar a la gente lo que me había pasado, y empezar a salir bartolinos como setas. Es una cosa muy muy frecuente, pero está claro que el silencio de las hemorroides no es comparable al silencio sepulcral de los bartolinos. La gente no lo cuenta porque le da vergüenza. Por un lado lo entiendo, pero por otro me fastidia. Estas cosas te las tienen que contar y estar preparado por si te toca. Fueron tres días de dolor, pero de “dolor-dolor”, un dolor como nunca antes había tenido. Estaba claro que la cosa no iba a menos y bajé al maternal como me había indicado el doctor.

Si urgencias del Servet me gusta poco, lo de hospital maternal de Zaragoza ya es de traca. ¡Madre de dios!, ¿cómo puede estar un hospital en esas condiciones?. ¡¡¡Horrible!!! ¡¡¡Horrible!!! Se cae a cachos y con aspecto de sucio. No tenía ducha en la habitación, el grifo estaba roto y poquísimo personal para el gran volumen de pacientes. La operación fue sin problemas. Y “muerto el perro se acabó la rabia”, todos los dolores desaparecieron.

La vuelta al pueblo fue muy divertida, todo la gente me preguntaba “¿Qué tal vas de lo tuyo?” y contestaba “muy bien, gracias”.

Ahhh…, y todo esto ¡¡¡por conducir con el bikini!!!

bartolino

1 Comment

El mercado español está fatal.

11/23/2014

Hablar es gratis, no te fíes.

Mi  “trabajo” de becaria no me reporta muchos ingresos, así que últimamente he estado buscando medios alternativos para sacarme unas pelillas extras. Y es que aunque las cervezas  van a un euro en El Seminario, la cultura se vende muy cara, y últimamente hay mucho conciertazo en Zaragoza. Así que pensé en volver a dar clases particulares, que hace diez años, cuando era una pipiola, me sacaba doce euros la hora. Quizá ahora  podría sacarme quince o veinte. Inocente de mí… ¿Pues no hay gente que está cobrando menos de seis euros la hora?

Aún así, he empapelado el barrio con mi cartelito de Licenciada-da-clases-particulares y mi dirección de correo electrónico. En esas estaba,  saliendo del gimnasio, en chándal y con la cara aún roja del esfuerzo del spinning, cuando se me aproximó un abuelito: “oye, maja”. Muy dulce yo, me giré.

-Dígame.

-Guapa, ¿estás casada?

-No,-extrañada- no estoy casada.

-¿Y tienes novio? -No…-gracias por recordármelo, mi abuela no lo hace con suficiente frecuencia.

-Pues, ¿qué te parece  si te doy veinte euros y lo hacemos?- Ojos como platos.- Pero con preservativo, ¿eh?

-Señor, ¡se está usted equivocando!- Arranqué mi cartel y me fui corriendo a casa.

Parece que la crisis afecta a todos los sectores. Si el polvo va a veinte euros, ¿cómo voy a cobrar  quince por una clase? Maldita crisis, malditas leyes de la oferta y la demanda y maldito mercado laboral.

Pero si el mercado laboral está fatal, el de los hombres ya… El finde pasado salí con mis amigas, y vino un amigo de una de ellas al que ya había visto otras veces. Siempre que nos veíamos nos pasábamos la noche tonteando, pero nunca pasaba la cosa a mayores. Por eso me sorprendió ver el domingo que me había agregado a Facebook. Tras un par de horas de dirty talk  nos dimos el móvil.  Y tras un par de días de tórridos WhatsApps, me atreví a decirle que esa semana estaba sola en casa, que mis padres estaban de viaje con el Imserso.

Quedamos el jueves. Nos pasamos la mañana mandándonos mensajes de lo que nos íbamos a hacer el uno al otro cuando nos viéramos. Y una hora antes de la cita me dijo que estaba muy cansado, que no había dormido bien, y que necesitaba echarse una siesta, que luego me llamaba. Por supuesto no lo hizo. Me mandó un WhatsApp por la noche para quedar al día siguiente. Bueno, vale, podía esperar un día más. El viernes me dijo que le dolía la cabeza. En serio, QUE LE DOLÍA LA CABEZA. ¿Es esto otra consecuencia negativa de la igualdad? ¿Es que ahora los hombres dicen que les duele la cabeza para no tener sexo? Después de décadas de estereotipos, chistes malos y comentarios despectivos y sexistas al respecto, ¿ahora el género masculino tiene la osadía de decir que le duele la cabeza?Cabreada e indignada le escribí: “oye, tío, qué te pasa. ¿Vamos a follar o no?” Dos horas después me contesta: “Lo siento, lo he estado pensando, y estoy harto de mi promiscuidad.”

ESTOY HARTO DE MI PROMISCUIDAD.  Estoy. Harto. De. Mi. Promiscuidad. Lo juro. Maldita crisis, malditas leyes de la oferta y la demanda y maldito mercado sexual. En este país no hay quien gane dinero digno ni quien eche un digno polvo. A este paso voy a acabar ofreciéndole yo veinte euros al abuelo del gimnasio.

3 Comments

Las bloggeras también se van de vacaciones

10/19/2014

Es cierto; me he tomado unas vacaciones muy largas. Pero es que hay veces que el cuerpo y sobre todo la mente, lo necesitan. Todo empezó con una gran pérdida de la que me ha costado meses recuperarme. Fue mi fiel compañero durante años. Estaba ahí al despertarme, al acostarme, me acompañaba en los momentos felices, en los momentos tristes, me ayudaba a superar el aburrimiento y el hastío…Pero un día de repente algo empezó a ir mal y aunque nunca perdí la esperanza, un día de junio terminé oyendo la fatídica frase: “lo siento, no se puede hacer nada”. Había muerto mi ordenador. Sobra decir que en los tiempos que corren vivir sin ordenador es…difícil. Sobre todo si tu móvil te costó cero euros. Pero tras el periodo de negación (seguro que alguno de mis amigos informáticos me lo arreglan), el de ira (¡vaya mierda de informáticos tengo por amigos!¡Bloqueados del whatsapp ¡) y el de desesperanza ( ¿por qué a mí? ¿por qué ahora?) y tras asumir que no podía permitirme comprarme otro ordenador, llegó la fase de reestructuración. Decidí tomármelo con filosofía y aprovechar la coyuntura para hacer algo radical: desconexión total. Me fui al pueblo con mi abuela, sin ordenador, sin internet, sin móvil, sin vida social. Al principio fue duro. Cualquier sonido agudo lo confundía con el aviso del whatssapp, cuando hablaba por teléfono me echaba a caminar hasta que el cable tiraba de mí, mi abuela no me dejaba deshacer cuando jugábamos a las cartas y me miraba raro cuando le decía, delante del plato de comida, “me gusta” con el pulgar hacia arriba. Un día incluso fui a  comprar un montón de golosinas de colores e intenté montarme un Candy Crush manual, sin mucho éxito. Pero lo peor de todo, sin duda, fue volver a ver la televisión. Cuando gracias a internet y a tu disco duro externo puedes ver la serie, peli o programa que te gusta cuando te apetece, la tele se convierte en ese mueble hacia el que se orientan los sofás. Salvo Los Simpsons y las noticias a la hora de comer, poca tele he visto en los últimos años. Y ahora se que no es por funcionalidad, es porque es una mierda.  Informativos en los que la sección de deporte es más larga que la de noticias( a veces, hasta la del tiempo es más larga), series de época en las que nunca pasa nada, programas o series sobre barriobajeros casi analfabetos, tertulias del corazón en las que la gente se grita e insulta sin compasión, debates políticos en los que la gente se grita e insulta sin compasión, programas humorísticos en los que recopilan los “mejores momentos” de todo lo anterior y el equipo de Pablo Motos haciendo el gamba. Temo el día en que hagan una serie de época sobre políticos casi analfabetos insultándose hablando de fútbol mientras hacen experimentos químicos para niños. Líder de audiencia, seguro. Menos mal que me llevé mil libros y en el kiosko vendían el Vogue. Pero a todo se hace una, y pronto empecé a disfrutar de la vida rural. Los paseos por el campo, el saludar a todo el mundo, el guiñote y carajillo en el bar, las fiestas de los pueblos vecinos… Bueno, eso es otra historia, que ya contaré. Porque, aunque he estado de retiro en el monte, también me han pasado cosas este verano, visita al hospital incluida. Y la vuelta al trabajo fue dura, pero como todo buen maño sabe, el verano termina con las fiestas de Pilar (“después de Pilares me pongo”). Así que, ahora sí, con ordenador nuevo (gracias abuela), doy por finalizados el verano y la procastinación y vuelvo a la rutinica. Gloria is back.

1 Comment

Astenia primaveral.

05/18/2014

Tras tres semanas sin publicar absolutamente nada, hoy, por fin,  me digno a escribir.

Tres fines de semana con despedida de soltera, bautizo y boda. Este fin de semana he librado, pero el siguiente tengo comunión. Yo creo, que esto es lo que llaman los médicos astenia primaveral.

Porque además de estar cansada de la vida y del trabajo, tener una alergia de caballo y como consecuencia la nariz como un pimiento, tengo que dedicar mis huecos libres y esfuerzos en reuniones  con gente que apenas conozco para  preparar gilipolladas, en teñirme las raíces (y, para qué negarlo, alguna cana), en buscar una chaqueta porque para los modelitos del evento,  ¡difícil es encontrar una chaqueta que quede bien con el look!( por no decir lo caras que son y que por supuesto, acabas comprando muchas más cosas …)

Total, que no me queda tiempo de hacer lo que a mí me da la gana. Es decir, practicar “el rasquiplacer” (tirarme en el sofá mientras veo series una detrás de otra, leo  o me pinto las uñas). Ni tengo dinero para lo que a mí me de la real gana.

El objetivo de llegar al mes de agosto con la tripa plana y morena se va diluyendo…, aunque como dice “el Cholo”, vamos a tener fe. Apuntada al gimnasio estoy; eso sí, he ido el día que me apunté y ya. Y eso que el recepcionista está buenísimo. Las dietas que supliqué a mi madre que me hiciera todavía cuelgan de la nevera, total, con tanto evento, la frase de “el lunes empiezo”, se ha perpetuado. Y sigo blanca como un folio, porque no he tenido tiempo ni de una sesión de 10 minutos en los rayos UVA del grupón que me compré. Si tengo el gimnasio, tengo las recetas y tengo el bono, solo me falta tener fe. Oye…, mirad que bien le ha ido al Atlético de Madrid con la fe… La semana que viene la comunión es en el Pilar, igual me acerco a poner una vela.

Además de todo esto, se suma que en la primavera se encuentra la campaña de hacienda!!!! Y dónde se ha visto, que una becaria que gana 800 euros al mes y se le acaba el contrato de mierda que tiene en septiembre, como ha tenido dos pagadores en el año fiscal ( el paro anterior y la mierda de beca) tenga que pagar 600 euros!!! Vas a hacienda a que te lo expliquen y te dicen, claro…, si estuvieras afiliada a algún sindicato, partido político, tuvieras algún plan de pensiones o estuvieras emancipada… ¡podrías desgravar!
QUÉ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!?????????????

En fin, esto es astenia primaveral…, no es que no tengas ganas de hacer cosas es que no tienes tiempo de hacer “NADA” (y nada es tirarse en el sofá a comer, mientras ves dramas románticos y lloras como una magdalena).

no puedo más

No Comments

La operación Bikini

04/20/2014

En mi caso, y en el de muchísima gente, en Semana Santa suele darse la primera puesta del bikini, conocida  popularmente entre mis amigas como ¡el bikinazo! Mi Semana Santa consiste en: hacer el cambio de armario, probarme toda la ropa del verano pasado, autodestruirme pensando en lo mal que me queda y salir en busca de los primeros rayos de sol a Salou.

Tras pasar tres días con mi amiga en su apartamento, me he dado cuenta de que estoy más blanca que un folio (y eso no se soluciona con dos días de playa), de que la celulitis de los 30 no es la misma que la de los 20 y de que los paseos a la orilla del mar no rebajan los 4 cubatas de la noche anterior.

Y es que amigas, el bikinazo es la mejor terapia de choque para comenzar inmediatamente la #operaciónbikini.

Hace apenas cuatro horas que he llegado a casa, todavía no he deshecho la maleta. He pasado un par de horas en internet buscando las últimas dietas depurativas, la receta  del zumo verde de las celebrities y un training anti mufin top (y te estarás preguntando, ¿qué es el muffin top? Ver imagen. Jajajaja. Lo he descubierto hoy, es muy gráfico).También he “plomeado” a mi madre durante un buen rato diciéndole lo gorda que me veo y le he suplicado que haga comida de régimen y ese zumo verde. Mi madre me ha respondido con un “pues que pena, yo te había guardado estas torrijas que ha hecho la abuela”. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Nooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!

Ya son casi las nueve y media de la noche y empiezo a tener hambre…, voy a ser fuerte y antes de cenar voy a hacer 15 minutos de abdominales y me voy a poner el despertador a las 6.30 para irme a correr mañana temprano. Después de cenar echaré un vistazo al grupón a ver si consigo algún bono para rayos UVA y seguiré leyendo  remedios contra la celulitis.

Sin ninguna duda la #operaciónbikini ha comenzado para Gloria. Este año seré fuerte y no abandonaré cuando suene el despertador.

antimuffintop

2 Comments

Real life.

03/30/2014

Hola a todo el mundo. La verdad es que no sé muy bien cómo empezar la segunda parte de mi historia de amor, pero lo voy a intentar. Como todos sabéis las segundas partes nunca fueron buenas, y mi caso no es diferente.

La semana pasada había encontrado al hombre de mi vida. Un hombre con unos genes maravillosos. Genes de los que no abundan. Era inteligente, con sentido del humor, apuesto, alto, sin barriga, con pelo y todos los dientes. Esto es un hecho evidente que pienso yo y por lo visto muchas mujeres, y con esto ya os podéis imaginar por donde van los hechos.

Después de una despedida apasionada en Atocha con beso levantado la patita, tomé el ave de vuelta a la real life. Y, ¡ joder!, la real life es muy cruel. El lunes llovió a cántaros, discutí con mi jefe como nunca, se me rompió el ordenador, una tapa del tacón, se me soltó un botón del abrigo y pensé “qué pérdida de tiempo. Yo podría estar viviendo una vida maravillosa junto a mi apuesto HOMBRE, formando una bonita familia”.  Me armé de coraje, y le escribí un wass. No hubo contestación, ni al instante, ni a las horas, ni al día siguiente. Enseguida capté la directa: si no contesta es que pasa de mí. A todo el mundo nos ha pasado y hemos estado en un lado y en el otro. Pensé: “que me quiten lo bailado, ¡qué bien me lo pasé!”. Pero por otro lado pensé: “la técnica del pesado y cansino a veces funciona, el que no arriesga no gana (y todo tipo de autoengaños)”. Me armé de valor y le escribí otro mensaje, a las 24 horas de “no respuesta”, ya estaba todo claro, como dice Emilo Duró había sido una idiota con iniciativa.

La gran sorpresa vino ayer. Recibí un mensaje que decía: “siento no haberme puesto en contacto contigo antes, pero el lunes me dijeron que voy a ser padre en seis meses.” ¡¡¡Ojos plato evrywhere!!! Le contesté al segundo, deseándole lo mejor del mundo. Y ahora pienso: “no soy la única que cree que sus genes son maravillosos,¡ mierda! Se me han adelantado.” 

Real life

1 Comment

Cita a ciegas.

03/23/2014

Hace un par de semanas  un amigo mío me dio LA CLAVE. La clave, es un número de teléfono. Me dijo: “Es de un amigo de Madrid, un partidazo de 38 años que quiere sentar la cabeza, yo creo que harías muy buena pareja con él”.

Tras un breve vistazo a su LinkedIn y  Facebook, me di cuenta de que mi amigo estaba en lo cierto, es un partidazo. Ni corta ni perezosa, pero con un par de vinos, le mandé un sms, “Hola, Soy Gloria una amiga de Pablo. Me ha dicho que haríamos buena pareja. Me encantaría conocerte.”No tardó en contestarme, esta vez por Whatsapp…, comenzamos a hablar y en breves concertamos una cita para el fin de semana.
Una cita a ciegas… conlleva muchos preparativos. Entrenamiento intensivo en el gimnasio (no hay nada que motive más para hacer sentadillas que una cita), manicura, pedicura, depilación, el qué me pongo,… todo tiene que ser perfecto. Sobretodo si tienes una semana para prepararla. Yo pensaba que esto era sólo por parte de las mujeres, pero me he dado cuenta de la importancia que tiene también para los hombres. O por lo menos para este hombre. Y un consejo a todos los hombres del mundo, a las mujeres nos gusta ser princesas o al menos que nos hagan creerlo.

Sábado, Estación Delicias, AVE 11.30  y yo no estaba ahí. Perdí el AVE. ¡Cómo puedo ser así! ¡Tanto preparativo y pierdo el tren! Haciendo de tripas corazón compré el siguiente billete (50 euros), pero hasta  las 16.30 no había una plaza libre. Llamé a mi cita para contarle el percance y que anulara la comida en el restaurante. Y el problema creció cuando me dijo que tenía entradas para el teatro y la función empezaba quince minutos después de la llegada del AVE. Pensé: “no te preocupes, cojo un taxi y quedamos en la puerta del teatro”. Ilusa de mí, Madrid no es Zaragoza y menos cuando hay una megamanifestación. También llegué tarde . Entré con la obra ya empezada, corriendo y con mi shoppingbag llena de los imprescindibles para una noche de pasión (neceser, cosméticos, una braga limpia y condones). Me reconoció, se levantó, miró hacia mí y movió la mano. En ese momento el mundo se paralizó, su sonrisa me deslumbró, (era mucho más guapo en persona que en foto) y fui hacía él.
De los momentos más incómodos de mi vida, estaba con un chico que no conocía de nada en el teatro, sin poder hablar con él.  Cruzamos alguna mirada de complicidad, analicé cada una de sus partes anatómicas visibles (torso, brazos y manos, ¡por dios!¡ Qué manos!) y esperé pacientemente a que acabara la obra, pensando cuál sería nuestro tema de conversación.
Al acabar la obra, un  cúmulo de despropósitos se sucedió. Por supuesto,  me quedé en blanco, no sabía qué decir, cada pregunta que me hacía respondía sonriendo y asintiendo, sintiéndome la mujer más estúpida del lugar y del momento y para colmo, cuando fui a sacar el abrigo de la shoppingbag, se me cayó al suelo el paquete de condones. Al menos eso nos provocó un ataque de risa a los dos. Y me dijo “no estés nerviosa, todo va a salir bien” Y pensé…, bueno ahora llega la cena y con ello ¡el alcohol!
Durante la cena las dos primeras copas de vino ayudan a que fluya de una manera amena la conversación y que sea todo más divertido. Sin darnos cuenta nos bebimos la botella al completo y teníamos ganas de seguir hablando con otra copa. Error, porque no fue una copa, fueron varias copas una detrás de otra… en los sitios más exclusivos de Madrid pasando por un piano bar junto a la Plaza Real.
Finalmente llegamos a su casa a las 7 de la mañana, borrachos como cubas y yo con el billete de AVE de vuelta a las 12.00.  Y amigos, follar no es fácil si no sabes cómo.Çést la vie!!

Espero una segunda oportunidad, mi cara parece la del emoticono de “ojos corazón”.

Cita a ciegas

2 Comments

BoBaCo´s

03/18/2014

La primavera se acerca y con ella, el sol, las terracitas y los magreos en el parque. Pero también llegan las alergias y los BOBACO´s (gente que va a BOdas, BAutizos y COmuniones).
¡Qué le vamos a hacer!, todos formamos parte en mayor o menor medida, según el año, de este desafortunado colectivo.

Yo esté año soy la mayor BOBACA del mundo. En los próximos meses debo asistir a dos bautizos, una comunión y ¡cuatro bodas! Bautizos de los sobrinos pequeños, comunión de la sobrina mayor y bodas de la amiga del colegio, la del pueblo, la de la uni y la del Erasmus. Y todas ellas con sus respectivas “despedidas de soltera”, esas grandes horteradas sin sentido (sin sentido del humor, sin sentido común, sin sentido del gusto y sin sexto sentido) y con penes en la cabeza (sin dignidad). Y es que además parece que si no te gastas 200 euros en irte un fin de semana a la playa con tu amiga, es porque no le quieres.

Yo siempre voy a este tipo de eventos “compuesta y sin novio”, es decir, luciendo el look más actual y sola. Y siempre acabo descompuesta y sin novio. Antes pensaba que eran una grandísima oportunidad para conocer a algún chico interesante. Confiaba en ligarme al primo del marido de mi prima, que lo acababa de dejar con la novia, o en descubrir a un soltero de oro entre los amigos del novio… Pero tras años de BOBACA me he dado cuenta de que eso solo pasa en la pelis. Y la mía debe de ser de terror.

El primo que cortó con su novia, que en la primera reunión familiar me pareció un encanto, ahora está desatado, es insoportable, con los años está perdiendo pelo y ganando barriga y siempre acaba demasiado borracho. En las bodas, seamos francos, hay un soltero por cada tres solteras, y generalmente, si está soltero es por algo. Puede ser que no le gusten las mujeres, que sea el insoportable “chico ex” (chicos que acaban de dejarlo con su novia y no hacen más que hablar de ella), que sea un crápula de la noche (estás advertida por tu amiga de sus intenciones y como mucho se convertirá en uno más en tu lista), que ya lo conozcas (suerte si no te has enrollado ya con él en alguna fiesta) o que sea, directamente,  tonto de remate (pero tu amiga, por alguna extraña razón, le tiene cariño y le invita a la boda). Y es que, yo tengo la teoría de que el dicho “de bodas, bodicas” se lo invento el que instauró la hortera y “reciente tradición” de regalar ositos de peluche a la próxima pareja en casarse.

En conclusión, a estos eventos solo se va para lucir un bonito look de cóctel y que tus familiares y amigos te suban el ego diciéndote lo guapa que estás, o te hundan en la miseria, sin pretenderlo, preguntándote por tu situación laboral o sentimental. Desde aquí pido un favor a la humanidad: por favor, no pregunten por trabajos ni novios a becarias solteras en la treintena.

Single

4 Comments