Gorilas en la niebla zaragozana.

by Gloria García on 01/11/2015

 

¡Feliz año nuevo!Sí, por fin, se acabaron las Navidades. No me malinterpretéis, siempre van bien unos días sin trabajar, pero a veces el remedio es peor que la enfermedad. Y es que entre las cenas, las comidas, las resacas, las familias, la búsqueda del modelito ideal y la compra incesante de regalos, te quedan menos horas libres que en una semana laboral. Y encima te engordas dos kilos. Y tus regalos no te gustan.

Pero se acabó. Se acabaron los comentarios de las uvas de Canal Sur, el monólogo de Leo Harlem y el vestido invisible de la Pedroche. Hemos abandonado los propósitos de año nuevo y vuelto al trabajo, a la rutina, al tabaco y al alcohol. Y ha vuelto el cierzo a Zaragoza. Bendito sea. Que menudas semanas en Mordor hemos pasado.

Y es que las Navidades son duras, pero con  la niebla hasta los pies…se hacen infumables.  La niebla es genial para subir la persiana, ver todo blanco y pensar “mmmm,¡vivo en una nube! ¡Qué bien, vuelvo a la cama!”. No para “mierda…tengo que ir al Corte a por los juguetes de los sobrinos…” Pero claro, hay planes  que no se pueden posponer por niebla. Los cubatas gratis para la noche de Reyes en el bar del cotillón de Nochevieja, por ejemplo, son ineludibles. Y , poniéndome positiva (propósitos de año nuevo que se hace una…),pensé que quizá la niebla actuase como un filtro de Instagram, que lo hacen todo más bonito, y me resultase más fácil encontrar un chico guapo en Zaragoza.

Y …¡funcionó! Aunque bueno, quizá los cubatas gratis ayudasen un poco con el filtro. Estaba en puerta del garito encendiéndome un cigarro, cuando se me cayó el mechero y apareció él, de entre las nubes, todo alto, guapo, con barba y ¡con pelo! Se agachó, recogió mi mechero, me lo tendió amablemente con una sonrisa, me perdí en sus ojos…¡ains! ¡De película! Me habría lanzado a sus brazos y a sus labios en ese preciso instante. Ojalá lo hubiera hecho. Porque un momento después, tan sólo un segundo después, comenzó a hablarme. Parece ser que el Instagram no filtra personalidades, y que esta ciudad no filtra gilipollas. Y al final, de película, sólo quedan los gorilas en la niebla.

gorilas en la niebla

Don't be shellfish... Share on Facebook44Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

There are 2 comments in this article:

  1. 01/13/2015Mr. Splendidou says:

    ¿No hablas? ¿Pa qué? ¿Pa cagal.la? Y abandonemos el mito de los filtros Instagram…son los cubatas, de ahí esas sorpresas del no me he acostado con ninguna fea, pero me he levantado con alguna queeeee….

  2. 04/6/2015Ayla says:

    jaja!! y qué dijo? empezó con ese genial “qué pasa, có?” horrorrrrrr….

Write a comment: