Ligar por internet.

by Gloria García on 04/6/2014

No sé si habrá sido mal de amores, pero me he pasado media semana en la cama con fiebre. Al principio casi se agradece lo de no ir a trabajar…pero el tiempo pasa muy despacio cuando te encuentras muy mal y no duermes. Yo ya no recuerdo cómo perdíamos el tiempo a.I. (antes de Internet). Haríamos cosas más útiles, supongo; o la programación de la tele sería mejor. El caso es que la fiebre, o el aburrimiento, o la curiosidad, o la desesperación o el hecho de que la gente no hable de otra cosa, me ha llevado al mundo de las citas por internet.

Empiezo con Tinder, muy de moda en los U.S.A. y muy recomendado por la Glamour. Duro poco. Aquello parece la Yenka, con tanto izquierda- izquierda, derecha- derecha. El índice empieza a echar humo y acabas despachando tíos con el dedo corazón. Como en persona, vamos.

Por fin me decido a registrarme en el sitio cool del momento: Adopta un tío. No voy a entrar en consideraciones morales sobre lo que me parece que sea un supermercado de hombres ni en lo que pasaría si fuese al revés, un supermercado de mujeres. Ni en la connotación maternal del título de la págin a(¿adoptar el qué? ;yo no quiero bebés, quiero hombres).Pero la cosa tiene guasa, estos franceses son le lait. La página de inicio es tremenda: “especial pelirrojos”, “barbudos en oferta”, “las mujeres mandan”. Nosotras decidimos sí, pero es que la ley de la oferta y la demanda, pensaba yo que era otra cosa. Y empiezas a hacer la lista de la compra: ” ¿qué estás buscando? “¡Y yo que sé! Tengo 39 de fiebre, la nariz roja como un tomate y no me he duchado en 3 días. ¿Está Brad Pitt por aquí? Rellenas el perfil con cuatro frases y dos fotos de lejos….y ¡a comprar!

El escaparate parece el de el Corte Inglés, pero  dentro es más el Día. Eso sí, todo está en oferta. Das una vuelta por los productos de la tierra…¿joer, ya? Aumentas el rango de edad, porque nunca se sabe…(empiezo a pensar que los “nunca se saben” en realidad sí que se saben y se saben muy bien). Empiezan a “hechizarte” ( a mí los cereales nunca me han sacado la varita mágica en el super, pero bueno) y comienzas a ver perfiles de pretendientes. Al principio te lees la página entera, luego ves la foto y  si tenéis gustos en común, aceptas hablar con el susodicho. Al rato vas descalificando a la brava, desde la foto pequeñita, por “feo, gordo, calvo, joven, cani, chulo”, por la primera impresión, como en un bar. Sólo que aquí te ahorras oír el “vaya tía borde”(o algo peor) y no tienes que aguantar el aliento del borracho de turno que no entiende lo borde que eres. Todo con un simple clic: no autorizar. Me gusta.

El producto autóctono no es muy variado, y una amiga me recomienda que amplíe horizontes. ¡Por Madrid y Barcelona la cosa pinta mucho mejor!¡ Pero qué guapos! Está claro, en esta ciudad no hay nada que hacer. Me voy a la capi a buscar trabajo y novio.

Todo lo novedoso engancha. Y puedes pasarte horas chateando con desconocidos, por eso, porque son desconocidos y posiblemente siempre lo serán. De entre toda la morralla, hay dos o tres con los que te echas unas risas. Y cuatro o cinco con los que flirteas como si mañana se acabase el mundo. La subida de autoestima es brutal. Todo el mundo quiere quedar contigo (y con las otras doce que están chateando, claro, alguna caerá). Yo, de momento, no salgo de la cama. La semana que viene ya veremos.

ligar por internet

Don't be shellfish... Share on Facebook94Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

There is 1 comment in this article:

  1. 04/10/2014Ayla says:

    Real como la vida misma….A mi me da que tíos como el del anuncio de e-darling no entran en estas páginas ni en broma…al menos yo no los he visto aún. Y mira que no será porque no haya buscado!

Write a comment: