No vuelvo a beber, lo juro.

by Gloria García on 03/2/2014

No vuelvo a beber, lo juro. Últimamente me he dado cuenta, de que la chica que más liga del bar no es ni la más guapa, ni la de la falda más corta, ni la de las tetas más grandes, ni la más simpática. No, no. La que más liga del bar es la más borracha. No falla. Y anoche era yo.

Los buitres me acosaban sin descanso. Me sentía halagada y emocionada con la evolución de la noche. Y mareada. El alcohol es lo que tiene. Tras unas horas de flirteos varios me decidí por un chico muy…Estaba muy bueno. Punto. No tardó ni tres minutos en meterme la lengua hasta la garganta (los guapos siempre tan seguros de sí mismos) y yo no opuse resistencia (las borrachas siempre tan fáciles).Típicos tópicos.

Nos magreamos en el bar como adolescentes hasta que encendieron la luz y apagaron la música. Mis amigas, al fondo del bar, mostraban su aprobación con sus pulgares arriba y algún que otro gesto obsceno. En la puerta me dijo un ¿vamos a tu casa? y yo respondí con un no, vamos a la tuya. Vivo con mis padres”…”YO TAMBIÉN”  Ojiplática me quedé. 36 añitos de bombón en paro y con mamá.

Cuando vas para los 30, piensas que tus noches de portales, parques y baños de discotecas han quedado lejos. Recuerdas con algo de nostalgia las excursiones en coche a los Pinares de Venecia, pero sabes que te gusta hacerlo en una cama de 1,50 con el baño al lado y tu botellita de agua. Pero es que la crisis ha hecho mucho daño, y ahora encontrar a un soltero emancipado en un bar es la nueva aguja en el pajar.

Para un día que me suelto la melena….No pasa nada. Si lo hacías a los 20 puedes hacerlo ahora, Gloria. Vamos a…¿A dónde narices vamos? En invierno. A las 5 de la mañana. Le preguntas si tiene coche, pero el chico es motero. Y tú vas como una moto.

Empezamos a caminar sin rumbo fijo con alguna que otra parada pasional contra la pared. En una de estas veo un portal abierto. ¡Ahí vamos! Subimos las escaleras un par de pisos y rezo porque ningún vecino salga a hacer footing en un acopio de cumplir sus objetivos de año nuevo. En menos de diez minutos estamos en la calle otra vez. Gota de sudor. Yo había regresado a los 20 pero él había regresado a los 15. Más me valdría haberme ido a casa… Caballerosamente me pide mi número y educadamente le doy uno falso. Breve beso de despedida. Recuerdos a tus padres, chaval.

Hoy llevo 3 moraduras en la espalda y una resaca de campeonato. Soy demasiado mayor para follar en las escaleras y beber como si no hubiese un mañana. No vuelvo a beber, lo juro. Con el dinero que me ahorre me voy de casa de mis padres. Aunque sea a un piso compartido.La mas borracha

Don't be shellfish... Share on Facebook246Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

There are 7 comments in this article:

  1. 03/3/2014Tyra Arregui Sagristå says:

    Brutal

  2. 03/18/2014Gloria García says:

    Muchísimas gracias! 😀

  3. 03/3/2014Carol says:

    Que pasada !! :-DD

    Pero por qué ambientes te mueves que sólo hay buitres y saldos ? jajajaja No conoces a nadie interesante? En este Sexo en Nueva York patrio no hay un Mr. Big ? Espero ansiosa la siguiente entrada.

  4. 03/18/2014Gloria García says:

    Jajaja…,Esta claro que no me muevo por los ambientes mas adecuados, Jajaja…
    Muchísimas gracias por tu comentario. Me hace mucha ilusión leerlos.

  5. 03/5/2014Bea says:

    Muy bueno!

  6. 03/18/2014Gloria García says:

    Muchísimas gracias!

  7. 08/22/2014Ixone says:

    Genial!!

Write a comment: