Cita a ciegas.

by Gloria García on 03/23/2014

Hace un par de semanas  un amigo mío me dio LA CLAVE. La clave, es un número de teléfono. Me dijo: “Es de un amigo de Madrid, un partidazo de 38 años que quiere sentar la cabeza, yo creo que harías muy buena pareja con él”.

Tras un breve vistazo a su LinkedIn y  Facebook, me di cuenta de que mi amigo estaba en lo cierto, es un partidazo. Ni corta ni perezosa, pero con un par de vinos, le mandé un sms, “Hola, Soy Gloria una amiga de Pablo. Me ha dicho que haríamos buena pareja. Me encantaría conocerte.”No tardó en contestarme, esta vez por Whatsapp…, comenzamos a hablar y en breves concertamos una cita para el fin de semana.
Una cita a ciegas… conlleva muchos preparativos. Entrenamiento intensivo en el gimnasio (no hay nada que motive más para hacer sentadillas que una cita), manicura, pedicura, depilación, el qué me pongo,… todo tiene que ser perfecto. Sobretodo si tienes una semana para prepararla. Yo pensaba que esto era sólo por parte de las mujeres, pero me he dado cuenta de la importancia que tiene también para los hombres. O por lo menos para este hombre. Y un consejo a todos los hombres del mundo, a las mujeres nos gusta ser princesas o al menos que nos hagan creerlo.

Sábado, Estación Delicias, AVE 11.30  y yo no estaba ahí. Perdí el AVE. ¡Cómo puedo ser así! ¡Tanto preparativo y pierdo el tren! Haciendo de tripas corazón compré el siguiente billete (50 euros), pero hasta  las 16.30 no había una plaza libre. Llamé a mi cita para contarle el percance y que anulara la comida en el restaurante. Y el problema creció cuando me dijo que tenía entradas para el teatro y la función empezaba quince minutos después de la llegada del AVE. Pensé: “no te preocupes, cojo un taxi y quedamos en la puerta del teatro”. Ilusa de mí, Madrid no es Zaragoza y menos cuando hay una megamanifestación. También llegué tarde . Entré con la obra ya empezada, corriendo y con mi shoppingbag llena de los imprescindibles para una noche de pasión (neceser, cosméticos, una braga limpia y condones). Me reconoció, se levantó, miró hacia mí y movió la mano. En ese momento el mundo se paralizó, su sonrisa me deslumbró, (era mucho más guapo en persona que en foto) y fui hacía él.
De los momentos más incómodos de mi vida, estaba con un chico que no conocía de nada en el teatro, sin poder hablar con él.  Cruzamos alguna mirada de complicidad, analicé cada una de sus partes anatómicas visibles (torso, brazos y manos, ¡por dios!¡ Qué manos!) y esperé pacientemente a que acabara la obra, pensando cuál sería nuestro tema de conversación.
Al acabar la obra, un  cúmulo de despropósitos se sucedió. Por supuesto,  me quedé en blanco, no sabía qué decir, cada pregunta que me hacía respondía sonriendo y asintiendo, sintiéndome la mujer más estúpida del lugar y del momento y para colmo, cuando fui a sacar el abrigo de la shoppingbag, se me cayó al suelo el paquete de condones. Al menos eso nos provocó un ataque de risa a los dos. Y me dijo “no estés nerviosa, todo va a salir bien” Y pensé…, bueno ahora llega la cena y con ello ¡el alcohol!
Durante la cena las dos primeras copas de vino ayudan a que fluya de una manera amena la conversación y que sea todo más divertido. Sin darnos cuenta nos bebimos la botella al completo y teníamos ganas de seguir hablando con otra copa. Error, porque no fue una copa, fueron varias copas una detrás de otra… en los sitios más exclusivos de Madrid pasando por un piano bar junto a la Plaza Real.
Finalmente llegamos a su casa a las 7 de la mañana, borrachos como cubas y yo con el billete de AVE de vuelta a las 12.00.  Y amigos, follar no es fácil si no sabes cómo.Çést la vie!!

Espero una segunda oportunidad, mi cara parece la del emoticono de “ojos corazón”.

Cita a ciegas

Don't be shellfish... Share on Facebook90Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Share on LinkedIn0

There are 2 comments in this article:

  1. 03/24/2014Bea says:

    Conforme iba leyendo se me iba abriendo más la boca, se me han puesto los ojos como platos!! Espero una segunda entrega!

  2. 03/24/2014Lorena says:

    La próxima vez recuerda… vino en la cena sí, copas de después no! (o dependiendo de la cena… alguna jajaja) =D

Write a comment: